Saltar al contenido

Partes de un huracán

Los huracanes son fenómenos atmosféricos que se crean cuando un conjunto de tormentas eléctricas se acumulan y se mueven encima de la aguas oceánicas cálidas, o sea, se crea con el agua caliente del océano y los vientos unidireccionales.

Se pueden formar en las cuencas del atlántico, en el suroeste de la cuenca indo/australiana, en la cuenca australiana/suroeste del pacífico, en el noreste de la cuenca del pacífico, al norte del Océano índico, y demás regiones oceánicas del mundo, segun expone el sitio web del Centro Nacional de Huracanes.

Estos pueden cambiar de tamaño con una gran rapidez, al igual también cambian su forma, velocidad de traslación, intensidad, y dirección de desplazamiento. Tiene un diámetro de 480 km aproximadamente, y la fuerza de sus vientos pueden recorrer hasta 40 kilómetros. Los huracanes pequeños pueden recorrer alrededor de 240 km o más.

Partes de un huracán


Bandas nubosas

Se refiere a una banda de nubes que crean la forma de espiral rodeando todo el centro del huracán. Estas convergen directamente en el centro del huracán en contra de la dirección de las agujas de  reloj. Las mismas suelen concentrar una actividad lluviosa muy fuerte.

En los niveles de la atmósfera de mayor altitud, se genera un fenómeno anticiclónico o sea que el viento viaja en la misma dirección que las agujas del reloj, a diferencia de como lo hace el viento en los niveles bajos de la atmósfera. El aire que viaja en la altura va descendiendo en el centro del huracán y ahí es que se origina el ojo de este.

Estas bandas se describen como chubascos muy fuertes y convectivos que giran creando la forma de un espiral al centro de esta gran tormenta. Aquí llega a ascender cúmulos, nubes y cumulonimbos y se suele generar relámpagos.

Ojo

El ojo del huracán es fácil de identificar ya que es ese momento durante esta gran tempestad donde prima la calma y hay muy poca nubosidad. Este posee un diámetro de 30 a 65 kilómetros.

El ojo se crea por el movimiento intenso y en espiral de la tormenta. Está compuesto por aire, el cual se hunde con una gran lentitud. Al momento del ojo pasar por un zona rápidamente se nota como el cielo aclara, la lluvia cesa y los vientos se calman completamente, pero al pasar nuevamente golpean los vientos con una mayor intensidad que al inicio.

El ojo del huracán es considerado como la zona donde hay una menor presión superficial y donde la temperatura llega a ser más cálida arriba. El ojo en torno a su temperatura puede ser hasta 10 grados C más cálido que el aire que recorre a una altitud de 12 km.

Cualquier cambio que haya en el ojo del huracán también producirá cambios en la velocidad de los vientos del mismo. El ojo puede cambiar su tamaño según el huracán avanza por las aguas oceánicas.

Pared del ojo

Esta parte está compuesta por nubes muy densas. Aquí es donde se encuentran los vientos más intensos. Esta parte al igual que el ojo también puede cambiar de tamaño según el recorrido que realice el huracán sobre las aguas oceánicas.

La fuerza de los vientos tiene la capacidad de extenderse hacia afuera del centro del huracán, recorriendo hasta 40 kilómetros. Esta pared está constituida por muchas corrientes descendentes y ascendentes de gran fuerza e intensidad. La corriente ascendente es una corriente de aire vertical de pequeña escala, mientras que la corriente descendentes es un descenso súbito de aire fresco o frío que toca suelo.

En esta parte es donde se encuentran dos grandes fuerzas opuestas; la fuerza centrífuga que es hacia afuera y la fuerza del aire que se mueve en dirección hacia el centro. Es desde aquí donde se suelen originar los tornados, ya que es el punto donde se encuentran los vientos de mayor intensidad.

Créditos & citaciones en formato APA: Revista educativa Partesdel.com, equipo de redacción profesional. (2018, 03). Partes de un huracán. Equipo de Redacción PartesDel.com. Obtenido en fecha , desde el sitio web: https://www.partesdel.com/partes-de-un-huracan.html.