Saltar al contenido

Partes externas del ojo

El ojo es una estructura con forma parecida a un globo, el cual detecta la luz y la convierte en ciertos impulsos nerviosos que llegan al cerebro y que hace posible la visión.

La función principal del ojo es permitir la visión. Estos toman toda la información de todo lo que está en el alrededor y luego lo envía al cerebro. Es en los ojos donde se encuentra el sentido de la vista.

El globo ocular posee una forma esférica achatada y en su exterior solo se logra apreciar la pupila, la córnea y el iris.

Partes externas del ojo


Córnea

Córnea

Se trata de la parte transparente, anterior y  clara que se visualiza en el ojo. Esta en ciertas ocasiones suele ser comparada con un cristal.

Esta parte da protección al iris y al cristalino, y al mismo tiempo permite el paso de la luz.  Se presenta como un tejido claro carente de vasos. Es una ventana uniforme, transparente y curva que forma en sí al ojo.

Solo la parte externa del ojo llega a medir unos 0.8 mm, y presenta un diámetro de unos 11.5 mm.

Pestañas

Sirven para proteger el ojo. Estos evitan que el polvo entre al ojo.

Cejas

Sirve para proteger el ojo. Estas evitan que el sudor de la frente no llegue a los ojos.

Glándula lagrimal

Glándula lagrimal

Esta glándula es la que segrega las lágrimas que usualmente produce el ojo. Esta glándula se encuentra en la zona externa y superior de las órbitas del ojo.

Estas lágrimas a través del conducto lagrimal van deslizándose por un orificio pequeño situado en la zona angular y anterior de cada párpado en dirección  a la nariz.

La lágrima mantiene siempre limpio al ojo, y al mismo tiempo destruye los microbios que pueda haber en este a través de la lisozima, lo cual es una sustancia antiséptica que se usa en los laboratorios como un antibiótico.

Esclera

Es la parte que se encarga de dar la estabilidad al globo ocular. Se compone por las fibras elásticas y por el colágeno.

Párpados

Párpados

Es gracias a esta parte externa que el ojo se protege de los agentes externos.

Cuando estos se mueven también se mueve el fluido de las lágrimas, logrando mantener toda la córnea humedecida y a la vez limpia de cualquier impureza que pueda afectar la superficie del ojo.

A través de estos las personas pueden abrir y cerrar los ojos.

Esclerótica

Es la parte blanca y posterior de la zona externa del ojo. Se muestra como una cobertura de consistencia dura, que llega a formar la capa protectora externa del ojo cuando se combina con la córnea. Se presenta como una capa de fibras de tejido conectivo, lo cual le da la protección y dureza al ojo.

Iris

Iris del ojo

Se refiere al tejido pigmentado que está situado delante del cristalino y justo detrás de la córnea. Se encuentra en todo el alrededor de la pupila.

Está rodeado de un músculo llamado esfínter, el cual se encarga de regular el diámetro de la pupila y así llega  a regular la cantidad de luz que ingresa al ojo.

A través de esta regulación en el diámetro de la pupila el iris logra dar definición a los objetos que observa.

Su color suele variar en ciertas personas, donde suele mostrarse iris de color marrón claro u oscuro, verdes, azules, celestes, gris, café, etc.

Esta parte regula muy bien la cantidad de luz que ingresa al ojo por medio de su grado de apertura. Posee un pigmento verde, marrón o azul, que es lo que le da el color a los ojos.

 

Pupila

Es la abertura que se encuentra justo en el medio del iris, la cual se suele dilatar o contraer según la cantidad de luz que halla en el ambiente.

Esta abertura permite el paso de la luz externa hacia el interior del ojo. Es el iris lo que permite que la pupila se agrande o se achique, regulando de este modo la cantidad de luz que ingresa al ojo.

Créditos & citaciones en formato APA: Revista educativa Partesdel.com, equipo de redacción profesional. (2017, 11). Partes externas del ojo. Equipo de Redacción PartesDel.com. Obtenido en fecha , desde el sitio web: https://www.partesdel.com/externas_ojo.html.