El tubo digestivo, como su nombre lo indica es el conducto por donde pasan los alimentos, inicia en la boca hasta llegar al ano, el mismo se encarga de digerir y procesar los alimentos para convertirnos en energías y que sean absorbidos como proteínas por las células del cuerpo. El tubo digestivo también es conocido como conducto alimentario o tracto gastrointestinal.

Para que el tubo digestivo sea eficaz en sus funciones, debe obtener la ayuda de los dientes, los cuales tienen como principal función la masticación, de esta forma los alimentos que pasan por el tubo digestivo estarán bien triturados. Es importante cumplir este mandato, pues tragar alimentos muy duros provocará que algunas de las comidas se quede atascada en el tubo digestivo, lo que puede provocar asfixia.

Las principales funciones del tubo digestivo son transportar los alimentos, transformarlos, liberar la secreción y expulsarlos por medio del proceso de defecación. El tubo digestivo es más largo en los hombres que en las mujeres, este pasa delante de una parte muy importante cuerpo que es el tronco, columna vertebral. Asimismo, atraviesa la cavidad torácica, pélvica y abdominal, en la que cada una de ellas cubre y forma parte esencial de los órganos del cuerpo.

Partes del tubo digestivo


La Boca

Es la cavidad principal de los alimentos al tubo digestivo. La boca es el primer lugar y uno de los más importantes de la digestión, pues en ella los alimentos son triturados por los dientes, además que la saliva es la encargada de humedecerlos.

Los dientes y la saliva se unen como un equipo para mejorar el proceso en el que los alimentos seguirán su trayectoria hasta llegar al ano, transformados en heces fecales para ser expulsados.

En la boca inicia la digestión.

La Faringe

La faringe es la segunda parte del tubo digestivo, luego de la boca, los alimentos pasan a la faringe, que es un tubo muscular que enlaza al aparato digestivo con el aparato respiratorio. Al comer, la válvula epiglotis del sistema respiratorio obstruye las vías respiratorias con el único fin de que los alimentos no rocen esta parte.

La faringe se ubica en la parte anterior del cuello, por encima del esófago, laringe y la tráquea. La faringe es la que vincula a la boca con el esófago, y otros órganos del cuerpo.

Serosa

Es un tejido formado en las paredes del tubo digestivo que permite proteger y otorgarle una función mecánica.

El estómago

El estómago cumple la función de descomponer los alimentos que llegan a él. Se comunica con el esófago y el intestino.

Luego de que los alimentos son procesados en el estómago y en el intestino delgado son llevados al colon en forma líquida. El colon se encarga de producir la absorción de la gran mayoría de agua que contiene, es decir que el material que se evacua al final es completamente sólido y de poca hidratación. Gracias a esta función del colon, el organismo goza de un estado de hidratación correcto.

Intestino delgado

El intestino delgado es el encargado de la absorción de los alimentos luego de haber paso por la boca, la faringe y el estómago. Cuando los alimentos llegan al intestino, las proteínas de los alimentos son aprovechadas por el cuerpo.

  

Intestino grueso

A diferencia del intestino delgado, el grueso asimila las sales minerales y el agua de los alimentos. Además, el proceso de digestión de los alimentos convertidos en heces son guardadas aquí, para luego ser expulsados por el ano. El intestino grueso y el ano están conectados.

El Ano

En el ano termina la digestión, debido a que por este orificio son expulsados los alimentos ingeridos, luego de cumplir sus funciones. Las heces son los desechos que salen del cuerpo, ya que, lo que necesita el organismo son las proteínas y las vitaminas de los alimentos.



Publicaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Equipo de Redacción PartesDel.com.
Fecha de publicación: agosto 3, 2017.

Para citar este artículo en formato APA: