El suelo es una capa delgada conformada por minerales, materiales orgánicos, agua, aire y organismos vivos. Estos elementos se descomponen o desintegran para formar esta superficie, que puede tomar varios años en formarse. Cuando el suelo se compone de asfalto, madera, cemento o cerámica; recibe el nombre de pavimento.

Las características más determinantes de un suelo se establecen por medio de: roca madre, antigüedad, relieve, fauna, flora, clima, y grado de la intervención humana. También hay que tomar en consideración las propiedades físicas y químicas que el suelo tiene. Por ejemplo, un suelo arcilloso es fértil y rico en nutrientes; pero difícil de drenar y trabajar cuando está seco.

Los suelos son uniformes, y se distribuyen en diversas capas conocidas como horizontes que poseen tamaños y composiciones distintas cada una. La capa superior suele ser compacta y poblada por una reducida cantidad de organismos.

Partes del suelo


Horizonte A

Es la capa más superficial que está expuesta a las lluvias y erosión. Posee un color oscuro y se caracteriza por la presencia de raíces, organismos y microorganismos. Existen unos factores y elementos que influyen esta capa; éstos son:

  • Humus (materia orgánica)

Es un suelo sano y fértil, abonado orgánicamente de color negruzco. Para que se forme el humus, el suelo debe realizar un proceso lento de descomposición de bacterias, hongos y organismos que posean carbono. A partir del excremento de algunos organismos vivos como las lombrices, facilitan el proceso de obtención del humus.

Existen dos clases de humus: viejo, cuando posee un enorme lapso de tiempo descompuesto. Posee un tono morado, y muchas sustancias y ácidos húmicos. Y la otra clase es el humus joven, posee un tiempo leve de descomposición; y una porción de ácidos húmicos y fúlvicos.

El humus tiene muchas propiedades no sólo para la tierra, sino para los demás organismos y plantas que se encuentran. Entre los beneficios que aporta son:

  • Ayuda a retener y filtrar el agua.
  • Brinda una consistencia acorde al tipo de tierra.
  • Facilita el proceso de dispersión de nutrientes.
  • Regula la alimentación de las plantas.
  • Mejora los abonos.
  • Fertiliza el suelo.
  • Fertilidad

Le proporciona al suelo los elementos y minerales necesarios cuando está auxiliada por la luz, temperatura y condiciones físicas favorables; de modo que las plantas pueden crecer y desarrollarse. Una planta requiere de nitrógeno, potasio, calcio, fósforo y magnesio que proceden de los sedimentos del suelo.

Para que un suele sea fértil, debe tener una buena consistencia y profundidad para las raíces; nutrientes suficientes en porciones apropiadas, que se conserve la humedad, que este ventilado y que no posea sustancias tóxicas.

Los suelos llenos de vegetación preservan su fertilidad. Diversos organismos como insectos y aves, ayudan a realizar la polinización para su conservación.

  • Erosión

Es un cambio perjudicial producido en el suelo a causa de diversas amenazas. Algunas veces puede ser irreversible. Entre las amenazas están: contaminación, carencia de fertilidad, practica excesiva de agricultura, exceso de salinidad, pendientes muy elevadas, presencia de factores climáticos, sequía, venenos, entre otros. Estas amenazas acaban con la vegetación y con las propiedades del suelo.

  • Clima

El clima influye en la formación del suelo, del humus y de la acumulación de minerales. El humus se ve afectado por climas fríos como la nieve. En invierno la hierba no crece y los animales buscan refugio. Por tanto, se complica la conservación del humus.

  

Horizonte B

Es aquella capa compuesta de humus con fragmentos de rocas. Tiene un tono más claro, y se caracteriza por la acumulación de arcillas y elementos arrastrados por las corrientes de agua de la capa anterior.

  • Mantillo

Es una capa de materiales orgánicos que se produce naturalmente en el horizonte B. El mantillo ayuda a la conservación de la humedad, mejora la fertilidad y productividad del suelo; y a reducir el crecimiento de malezas.

  • Capa intermedia

Posee una poca presencia del mantillo pero es una superficie rica en nutrientes y sustancias que sirven para la sostenibilidad de las plantas y organismos.

Horizonte C

Capa del subsuelo constituida por material rocoso (gravas) fragmentados por procesos químicos o mecánicos. También se encuentran fragmentos de roca madre.

  • Roca madre

Es un sedimento de arcillas negras con un alto contenido de materia orgánica. Este tipo de roca son esenciales para la generación de hidrocarburos; puesto que éstos se forman con una transformación térmica de

la materia orgánica presente en la roca madre.

Las lutitas, calizas y calcilutitas son una excelente selección de rocas madres. La mayoría de las rocas madres se obtienen de ambientes marinos con una circulación restringida, y escasez de oxígeno.

Horizonte D

Es la capa más interna que se compone de rocas madres y minerales sin alteración.

  • Lecho rocoso

Es una superficie alta en nutrientes que provee a los otros horizontes de éstos. También recibe el nombre de cama rocosa. Tiene aplicaciones en la industria de la construcción para realizar el cimiento de un edificio.



Publicaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Equipo de Redacción PartesDel.com.
Fecha de publicación: Marzo 22, 2017.

Para citar este artículo en formato APA: