Saltar al contenido

Partes del sistema digestivo

El sistema digestivo, o aparato digestivo, es una serie o conjunto de órganos que se encargan del proceso de digestión en el cuerpo.

En otras palabras, el sistema digestivo es un proceso de transformación de nutrientes y alimentos para que las células del organismo puedan absorberlos, y a su vez utilizarlos eficazmente.

El proceso realizado por el sistema digestivo es igual en todos los animales que son monogástricos (omnívoros y herbívoros), pues se concentra en transformar los glúcidos, proteínas y lípidos en unidades más simples, como producto de las enzimas digestivas, quienes garantizan la absorción y transporte por la sangre

Partes del sistema digestivo


Boca (cavidad bucal)

Se trata de una cavidad ubicada en la parte inferior del rostro y tiene es aquella que permite la introducción de alimentos al cuerpo. La boca en su interior está compuesta por una fila de dientes en la parte superior y otra en la parte inferior. La boca, además cuenta con diferentes glándulas generadoras de saliva, y pueden ser microscópicas. Estás se encuentran debajo de la lengua o en las encías.

Las funciones principales de la boca son la masticación, para facilitar la introducción de alimentos en trozos más pequeños y a su vez la digestión; la salivación, capaz de facilitar el paso por el tubo digestivo; y la deglución, una combinación de masticación y salivación llamada bolo alimenticio, para que el alimento pueda tragarse y llegar hasta el final de la faringe.

Faringe

Es un tubo muscular que sirve como zona de paso entre la boca y el esófago, y la nariz y la laringe, es decir, el sistema digestivo y el sistema respiratorio.

Este tubo tiene una medida de 10 centímetros de alto y sus paredes compuestas por músculos que tienen por encima una especie de mucosa húmeda

La faringe posee 5 zonas de órganos defensivos contra gérmenes, los cuales se encuentran a la altura de la nariz, al final de la lengua (amígdalas) y unas encima de la salida de la trompa de Eustaquio.

Esófago

Es un tubo digestivo simple de 30 centímetros que comunica la faringe con el estómago. Es una cavidad la cual posee sus paredes unidas y que solo se separan cuando pasa el bolo alimenticio al estómago para continuar con el proceso digestivo.

Para transportar el bolo alimenticio, el esófago emite movimientos involuntarios conocidos como peristaltismos, los cuales empujan el bolo alimenticio de arriba hacia abajo. Estos movimientos no suelen ser percibidos, a no ser que el bolo alimenticio tenga un mayor tamaño al habitual.

Estómago

Se trata de un órgano muscular que tienen como finalidad descomponer los alimentos, no sin antes preservarlos temporalmente para poder enviarlos luego a los inicios de los procesos intestinales.

El estómago se comunica superiormente con el esófago, e inferiormente con el intestino, a través de aberturas musculares capaces de controlar la introducción y expulsión de alimentos.

La principal función del estómago es destruir los microorganismos que llegan junto al bolo alimenticio y activar las enzimas secretoras. Además es capaz de absorber algunos medicamentos y un 10% de alcohol ingerido.

Intestino delgado

Es un tubo muscular capaz de absorber los alimentos que llegan a través de su conexión con el estómago.

El intestino delgado está compuesto por tres porciones: duodeno, que se encarga de digerir los alimentos y absorber los nutrientes; yeyuno, el cual absorbe la sustancia de los alimentos donde actúa el jugo intestinal que degrada las proteínas, los lípidos y los hidratos de carbono; y por último, íleon, la porción que se encarga de absorber los nutrientes del quimo, como vitamina B12, o los alimentos en digestión.

Intestino grueso

Se trata de un tubo muscular de aspecto rugoso e irregular que posee una comunicación directa con el intestino delgado y el ano. Tiene como función principal la absorción de agua y sales, y el almacenamiento y expulsión de las heces.

El intestino grueso puede dividirse en tres porciones: el ciego, la primera parte del intestino grueso; el colon (ascendente, transverso y descendente), que trabaja para convertir en heces el líquido proveniente del intestino delgado y crear anticuerpos capaces de proteger el sistema contra diversos padecimientos; y finalmente, el recto, que tiene como fin recoger los residuos cuando se ha eliminado la mayor cantidad de agua que poseían, y retenerlos hasta el proceso de expulsión.

Ano

Es un orificio ubicado en el extremo final del sistema digestivo y a un lado de los genitales. En otras palabras, es un musculo circular que funciona como medio de expulsión de gases y heces, además de ser capaz de contraerse para impedir el paso de heces por medio del mismo.

Partes o glándulas anexas del sistema digestivo


Glándulas salivales

Son aquellas glándulas que segregan la saliva, y permiten el inicio de la digestión humedeciendo los alimentos para que pueda realizarse satisfactoriamente la masticación y deglución.

Páncreas

Es un órgano amarillento en forma de lóbulo grande que se encuentra ubicado en la parte posterior del abdomen.

Esta glándula tiene como finalidad descomponer los alimentos y secretar las hormonas que ayudan al control de los niveles de azúcar en la sangre (insulina).

Hígado

Se trata del órgano más grande del cuerpo ubicado en la parte superior derecha del abdomen, capaz de transformar los alimentos en energía y eliminar de la sangre el alcohol ingerido y las toxinas.

Tiene como función principal detoxificar, secretar la bilis, eliminar o disminuir el colesterol y las sustancias coagulantes, y almacenar glucosa.

Créditos & citaciones en formato APA: Revista educativa Partesdel.com, equipo de redacción profesional. (2017, 02). Partes del sistema digestivo. Equipo de Redacción PartesDel.com. Obtenido en fecha , desde el sitio web: http://www.partesdel.com/sistema_digestivo.html.