El sentido del olfato es el medio por el cual se puede percibir y procesar los olores que rodean a los seres humanos. Este sentido se encuentra en la nariz, órgano que lo acoge, por medio de sus partes, principalmente las fosas nasales que son las cavidades por donde puede entrar los olores a la nariz.

El sentido del olfato es necesario en la vida de los seres humanos incluyendo los animales, ya que este nos  provee la posibilidad de identificar sustancias, objetos y otros elementos alrededor de una persona.

El sentido del olfato se da gracias a las células olfativas, que como su nombre lo indican son las que permiten oler. Las células olfativas trasladan informaciones al cerebro por medio del bulbo olfatorio, lo que permite las distinciones de los olores. Los seres humanos pueden distinguir más de 10 mil esencias o aromas diferentes.

Partes del sentido del olfato


La nariz

La nariz es el órgano que acoge el sentido del olfato, es decir es la estructura que permite desarrollar uno de los cinco sentidos de los humanos. Sin la escrutara ósea de la nariz, no sería posible la fácil trasmisión de olor al cerebro. La nariz es el receptor de los olores.

Fosas nasales

Las dos cavidades que tiene la nariz son las que permiten que el olor entre a este órgano. Al entrar a la nariz las células olfativas y/o receptoras que se encuentran al terminar el conducto nasal pasan al bulbo olfatorio.

Terminaciones nerviosas

Las terminaciones nerviosas están ubicadas antes de llegar al bulbo olfatorio, es decir, esta condensan las sensaciones de olores que llegan a través de las nasales, antes de llegar al bulbo.

Nervio olfativo

Es el nervio que posibilita oler los aromas.  Todos las partes del sentido del olfato cumplen una función, y el de este nervio es hacer que las otras partes reciban los olores en sentido general.

Bulbo olfatorio

El bulbo olfatorio está ubicado al final de las fosas nasales de la nariz, conectando directamente con el sistema nervioso central o cerebro, por lo que lleva los olores directamente a este órgano para que el mismo pueda procesarlo e identificarlo.  Para que el bulbo cumpla con su deber, las membranas dentro de la nariz y el olor que entra a las fosas nasales debe estimular esta parte.

La misión del bulbo olfatorio es agrupar las informaciones de olores para dirigirlas lo más claro posible al cerebro, que es quien al final determinara la sensación real del olor. El bulbo tiene algunas neuronas, entre ellas están las celular mitrales; las cuales son las responsables de recibir la información enviada por las neuronas olfativas.

Células receptoras

Estas células son las garantes  de impulsar el olor que entra a las fosas nasales al bulbo olfatorio.

La lengua

Aunque la lengua se encuentra en otro órgano y no se encuentra en la nariz, sino en la boca, este por medio de las sensaciones gustativas puede identificar olores salados, dulces, agrios y amargos. Estas sensaciones van directamente al cerebro, sin tener que pasar por la nariz. Sin embargo, en algunas ocasiones, una persona determinada saborea algo muy agrio o salado, y la nariz puede captar dicha sensaciones de olor.



Publicaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Equipo de Redacción PartesDel.com.
Fecha de publicación: Mayo 3, 2017.

Para citar este artículo en formato APA: