El sentido del gusto es el encargado de determinar los sabores de los alimentos que consumimos. Desde el sabor agrio, salado, dulce o ácido son algunos de los que puede determinar este sentido. Por medio de una distancia prudente la nariz y los ojos permiten a los seres humanos percibir estos sabores. Sin embargo, el principal en detectarlo la lengua. El sentido del gusto se encuentra en la boca.

Sin el sentido del gusto sería imposible disfrutar y deleitarse con los alimentos ingeridos. La saliva, la lengua y las papilas gustativas son algunas de las partes que hacen posible esta función que componen todas las partes que componen el cuerpo humano. En ocasiones, algunas personas expresan que sus comidas no le saben a nada o no tienen gusto, pues esto sucede cuando las partes que forman el sentido del gusto están inflamadas o existe algún virus como la gripe que impide que el sentido realice sus funciones.

Partes del sentido del gusto


La Lengua

La lengua es considerada el órgano que recibe la mayor cantidad de estímulos gustativos, pues al momento de ingerir algún alimento o bebida, lo primero que toca es la lengua.

La lengua facilita la degustación, haciendo que las personas perciban la exquisitez o lo malo de sus alimentos.  Las diferentes partes de la lengua tienen una función de sabores explicita, pues no en las mismas partes se perciben los sabores dulces, salado, ácido o amargo.

En los lados extremos de la lengua se absorbe el ácido y en la punta de la misma las personas conciben el sabor dulce. Mientras que al final cerca de las amígdalas se percibe lo amargo, situación que provoca que las personas lleguen a cerrar los ojos o hacer muecas o gestos. A centímetros de la punta se ubica lo salado. Esta función específica de la lengua hace que dependiendo de lo que se consuma las personas muevan la mandíbula, ya que, se busca deleitar y recibir las sensaciones del sentido del gusto.

El Paladar

En el paladar se encuentran algunas células que permiten recibir los sabores, pues cuando los alimentos entrar a la boca, son masticados por los dientes y los movimientos lo produce la lengua; esta situación provoca que los alimentos coquen con el paladar, el cual está ubicado en la parte superior de la boca, el inicio es dura y al final es blanda.

Úvula

Donde finaliza el paladar y antes de llegar a la garganta se encuentra la úvula, que es un pedacito de carne colgante en forma de campanita. Esta puede capturar sabores en un porciento muy mínimo.

Papilas Gustativas

Las papilas gustativas se ubican en la lengua, pues ella es la que da el aspecto rugoso. Esta es la responsable de que se distingan los sabores de los alimentos. Las papilas gustativas reciben las señales de los sabores y lo envían al cerebro provocando respuestas y señales a los organismos, que van desde mover un brazo de repente, brincar si sienten algo muy picante o escupir.

Las papilas gustativas hacen que las personas seleccionen el tipo de alimentación, desde los postres, bebidas, vegetales, frutas, entre otros, los cuales pueden ser salados, dulces, ácidos o amargo.

Los Labios

Los labios son la parte carnosa que los define y que cubre las partes internas que componen a la boca como los dientes. Los labios gozan de sensibilidad, lo que permite que al tocar los alimentos estos sientan su sabor, aunque en menor proporción. En caso de que una persona tenga los labios agrietados, tendrá una mayor apreciación de los sabores.

La Epiglotis

La epiglotis es donde inicia el tubo digestivo que lleva los alimentos hacia el estómago. Esta parte puede recibir los sabores de las comidas. Ejemplo a comer un alimento muy ácido su sabor en todas las partes del sentido del gusto permanecerán por un tiempo mayor, por lo que, al llegar a la tubo digestivo se sentirá casi igual de fuerte.



Publicaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Equipo de Redacción PartesDel.com.
Fecha de publicación: agosto 17, 2017.

Para citar este artículo en formato APA: