Saltar al contenido

Partes del hígado

El hígado es una víscera u órgano vital que se encuentra presente en seres vertebrados. Este tiene una forma aplanada, con peso de 1,5 gramos aproximados, y un color rojo oscuro. Específicamente, está ubicado en la parte superior derecha del abdomen, bajo el diafragma.

El hígado tiene como función principal secretar la bilis necesaria para que se realice el proceso de digestión de grasas. Además, se encarga de sintetizar las proteínas plasmáticas, y desintoxicar y almacenar el glucógeno y vitaminas. Este órgano es el causante de la eliminación de distintas sustancias nocivas en la sangre.

El hígado en los animales mamíferos posee una estructura y función similar al humano, sin embargo no es capaz de metabolizar las mismas sustancias. En perros y gatos, determinados medicamentos, no son metabolizados fácilmente por el hígado, es por ello que resultan tóxicos incluso con pequeñas dosis.

Este órgano está dividido en cuatro lóbulos, que son: el izquierdo, el derecho, el cuadrado y el caudado (de Spiegel).

Partes del hígado


Lóbulos hepáticos

Se trata de un ligamento dividido en dos lóbulos principales: lóbulo hepático izquierdo y lóbulo hepático derecho; el primero se encuentra sobre el estómago, a un lado del ligamento falciforme, y el segundo, a la derecha del ligamento falciforme.

Sin embargo, existe otros dos lóbulos que suelen ser considerados parte del lóbulo izquierdo, estos son: lóbulo caudado (de Spiegel), el cual se encuentra al borde del hilio hepático; y el lóbulo cuadrado, visible solo en la cara inferior del hígado, y que está limitado por el hilio del hígado detrás, el lechos vesicular a la derecha, y el surco umbilical a la izquierda.

Vesícula biliar

Es un saco muscular posterior al hígado, que tiene como finalidad el almacenamiento y concentración de bilis generada en el hígado, y que no es necesaria al instante para el proceso de digestión.

La vesícula biliar es un saco muscular ubicado debajo del hígado. Se encarga de almacenar y concentrar la bilis producida en el hígado que no se necesita de inmediato para la digestión.

Conducto biliar común

Este conducto de la vía biliar, también conocido como colédoco, es aquel creado de la fusión entre el conducto hepático común y el conducto cístico.

En este conducto, la bilis llega a la vesícula biliar para almacenarse, o puede entrar en la porción superior del conducto biliar común hasta drenar en el duodeno.

Ligamentos triangulares

Son ligamentos clasificados en: ligamento triangular izquierdo, el cual está perfectamente definido, y que posee vértice al extremo izquierdo del ligamento coronario; y ligamento triangular derecho, que tiene su vértice al extremo derecho.

Ligamento coronario

Se trata de un ligamento encargado de unir la porción posterior de la cara diafragmática con el diafragma.

Ligamento redondo

Es una especie de cordón fibroso que proviene de vena umbilical del periodo fetal, y que se encuentra presenta a lo largo del ombligo, la incisura del ligamento redondo, hasta la cara inferior del hígado.

Ligamento falciforme

Se trata de una estructura fibrosa alargada que fija y conecta la cara diafragmática del hígado con el diafragma y la pared abdominal.

Arteria hepática

Es aquella arteria que proviene del tronco celiaco, y que conforma dos segmentos: horizontal y ascendente, el primero, se extiende hasta el gastro duodenal, y el segundo hasta el hilio del hígado.

Vena porta

Corresponde a una vena gruesa que se encarga del transporte de sangre y nutrientes desde el tracto gastrointestinal hasta el hígado, para que puedan metabolizarse.

Esta vena se caracteriza por ser voluminosa; posee una medida de 10 a 20 milímetros de diámetro humanos adultos. Además, cuenta con sus paredes delgadas.

Créditos & citaciones en formato APA: Revista educativa Partesdel.com, equipo de redacción profesional. (2017, 03). Partes del hígado. Equipo de Redacción PartesDel.com. Obtenido en fecha , desde el sitio web: http://www.partesdel.com/partes_del_higado.html.