Saltar al contenido

Partes de la uva

La uva es el producto de la transformación que sufre la flor fecundada de la vid, por tanto es el fruto de esta planta que llega a formar parte de la familia Vitaceae. Se presenta como una baya o fruto muy jugoso y con forma redondeada, la cual crece en grupos creando racimos con diversa cantidad de frutas muy apretadas.

La uva puede presentar varios colores según el tipo de vid, como es el color violeta, verde, negra y demás tonos. Su pulpa puede ser púrpura o blanca, y su sabor es dulzón. Puede ser consumida como fruta fresca, en jugos o zumos, o se puede utilizar para la elaboración de vinos, la cual deberá pasar por un proceso de fermentación.

Partes de la uva


Hollejo

Se trata de la piel de la uva, la cual almacena a cada uno de los nutrientes creando así el grano, lo cual llega a representar el 20 por ciento de la masa total de fruto. Este es la parte que le da el color y el aroma a los vinos.

Tiene como función principal la de actuar como protectora, donde con este se puede desarrollar en un entorno estable todos los cambios en el interior de la uva.

En sí se trata de la piel de la uva, en la cual también aparecen otros elementos como es el caso de las antocianinas, que son las responsables de aportar grandes beneficios a la salud cuando  las uvas son consumidas moderadamente. Del mismo modo contiene taninos, que son los que aportan un carácter astringente al vino.

Pepitas

Se trata de las semillas de la uva, que en cantidad varían entre una y cuatro semillas por uva. Esta parte de la uva también contiene taninos.

Pruina

Se trata de una capa ubicada en toda la superficie externa del hollejo, la cual se muestra como un especie de película cerosa, que acumula y recoge cualquier levadura que halla en el exterior, lo cual favorece el proceso de fermentación de la uva.

Raspón

También se le conoce como escobajo. Refiere a aquellas ramitas que unen a los racimos de uvas y a la vez lleva a ellos todos los nutrientes desde la vid. Estos en ciertos tipos de vinos son agregados al igual que algunas hojas al proceso de fermentación, ya que esto da un toque herbáceo especial con una alta concentración de tanino al vino.

Pulpa

Se trata de la parte más pesada de la uva, la cual contiene el mosto. Su mayor composición se centra en el agua. Posee diversos elementos disueltos que al final son los que darán el sabor al vino, como son vitaminas, algunos ácidos, y azúcares como es la fructuosa y la glucosa.

La concentración de los azúcares que le compone son los que darán la personalidad a cada tipo de vino, donde la fructuosa se encargará de dar el dulzor y el sabor al vino; y la glucosa brindará el alimento a las levaduras permitiendo que esta realice el metabolismo en la fermentación.

En la pulpa se encuentran tres tipos de ácidos: el cítrico, el málico y el tartárico. El cítrico procede de las raíces de la planta, y los dos restantes llegan a ser sintetizados en la parte interna del grano. Con estos tres ácidos se logra dar carácter y conservación natural al vino.

Pedicelo

Refiere a la parte de la uva que une el raspón con el grano. A través de el pasan los nutrientes desde la planta al fruto y al mismo tiempo sirve como sustento estructural del fruto. Este al igual que el raspón se suele adicionar durante el proceso de fermentación de la uva, ya que esto le da un carácter más especial al vino debido a la presencia de taninos.

Créditos & citaciones en formato APA: Revista educativa Partesdel.com, equipo de redacción profesional. (2017, 05). Partes de la uva. Equipo de Redacción PartesDel.com. Obtenido en fecha , desde el sitio web: http://www.partesdel.com/partes_de_la_uva.html.