La sangre es el tejido líquido que circula por todo el cuerpo de los seres humanos incluyendo los animales.

El sistema por donde pasa la sangre se denomina sistema circulatorio. El color rojo de la sangre se debe a los glóbulos rojos llamados por los expertos como pigmento hemoglobínico, es decir que una deficiencia de ellos causa en las personas la enfermedad conocida como anemia.

El cuerpo humano está compuesto por tejidos, los cuales están rodeados de capilares, arterias y venas por donde debe pasar la sangre.

La sangre en las personas y animales es tan importante como el aire que se respira, pues gracias a ella el organismo se protege contra infecciones, distribuye nutrientes, entre otros. La sangre está compuesta por células que se producen en la médula ósea, sus partes son los glóbulos rojos, blancos, plasma sanguíneo y las plaquetas que a la vez se dividen en una fase líquida y una sólida.

Partes de la sangre


Plasma

El plasma que está en la sangre en su mayoría es agua y está formada por proteínas, nutrientes, iones, gases disueltos y desechos, convirtiéndolo en el componente principal y mayor de la sangre. Por sus características el plasma constituye la fase líquida de la sangre. La sangre humana cuenta con un 55 % por ciento de plasma.

Al contener la sangre en un envase, el plasma se mantendrá arriba y formará algo parecido a un placa amarilla, mientras que los glóbulos blanco, rojos y las plaquetas se posaran en el fondo.

En el plasma se encuentran proteínas como las globulinas, que son las responsables de regular la cantidad de agua en las células, estas mismas permiten la creación de anticuerpos que combaten enfermedades. En el plasma también se pueden destacar las funciones de  los factores de la coagulación y las inmunoglobulinas.

Glóbulos Rojos

Conocidos como hematíes o eritrocitos. Los glóbulos rojos son los responsables de que los humanos no tengan anemia, su déficit provoca esta enfermedad. Los glóbulos rojos son las células más abundantes en la sangre, su formación se da en la médula ósea para luego ser arrojados al sistema sanguíneo o circulatorio.

Los glóbulos rojos son los responsables de llevar oxígeno a los pulmones y luego a todos los tejidos. Los glóbulos rojos contienen lo que se llama hemoglobina, que es lo que le da el color rojo a la sangre. La falta o abundancia extrema de esta puede causar problemas de salud.

Glóbulos Blancos

También conocidos como leucocitos. Actúan en la sangre como defensores celulares del sistema inmunológico, es decir, protegen al organismo de los virus y enfermedades externas que se puedan contraer. Para resguardar el bienestar del cuerpo, se multiplican para optimizar las defensas y forman anticuerpo que ayudan a combatir y destruir dichas amenazas.

Al igual que las otras partes de la sangre, los glóbulos blancos son indispensable para los seres humanos, pues su carencia representa una amenaza para la salud. Estos glóbulos siempre estar alertas antes las bacterias que atacan a los diferentes órganos que componen el esqueleto humano. Su disminución se deberá a una enfermedad.

Plaquetas

Llamados trombocitos. Son los que interceden en la coagulación de la sangre, por lo que esto ayuda e impide que cuando hay grandes sangrados ocurra una hemorragia.

  

Las plaquetas también son un soporte muy importante en el proceso de cicatrización. El déficit de plaquetas es conocido como trombopenia, esto sucede a las personas que tienen enfermedades como la leucemia.



Publicaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Equipo de Redacción PartesDel.com.
Fecha de publicación: Mayo 22, 2017.

Para citar este artículo en formato APA: