La médula espinal es una parte del sistema nervioso conformada por un haz de fibras nerviosas. Se encuentra situada en la parte interna del canal vertebral, el cual tiene una función protectora, entre otras. Nace en el encéfalo y lo comunica con el resto del cuerpo, terminando en la zona baja lumbar.

El canal vertebral en que se encuentra situado la médula, está sujetado por las meninges, unas membranas de tejido conectivo, y las raíces de los nervios raquídeos. Tiene una forma cilíndrica que mide alrededor de cuarenta y cinco centímetros y pesa unos treinta gramos.

Los nervios raquídeos reciben impulsos nerviosos que pasarán a la médula, la cual los transmite al resto de partes del cuerpo. Estos impulsos pueden mandar información desde las extremidades y el resto del cuerpo al cerebro. Por otra parte, es la encargada de que las respuestas del cerebro  lleguen a los organismos a los que va dirigida la información.

Así pues, la médula es la responsable de que se pueda llevar a cabo el movimiento de nuestro cuerpo, que podamos controlarlo y que se puedan producir los actos reflejos. Los daños causados en esta zona suelen tener consecuencias graves donde es posible perder la sensibilidad, el control de esfínteres, la movilidad, y otros problemas.

Partes de la médula espinal


Si se habla desde la perspectiva anatómica, la médula se puede diferenciar en parte externa e interna.

La parte externa

Hace referencia a las zonas superficiales de la médula. En la cual se pueden distinguir dos caras y dos bordes primordiales.

  • Cara anterior: contienen en su parte central el surco medio anterior, que delimita a su vez con los surcos colaterales anteriores. Estos surcos contienen el principio de abundantes raíces y nervios motoros.
  • Cara posterior: en esta zona también se puede encontrar otro surco, denominado medio posterior. Este llega hasta la sustancia gris central. Esta cara de la médula separa los extremos de la misma por los surcos colaterales posteriores. En ellos se encuentran los comienzos de las raíces sensitivas de los nervios espinales.
  • Membranas: son unas capas de fino tejido que envuelven la estructura del cuerpo interno de la médula. Podemos diferenciar entre tres partes de membrana. La piamadre, que es la más interna; la aracnoides, la zona interna que protege tanto al encéfalo como a la propia médula. Y por último la duramadre, que es la parte exterior, formada de un material sólido, espeso y fibroso.

La parte interna

Son las zonas que constituyen la médula espinal en sí. Dentro de esta franja se encuentran dos clases de sustancias, denominadas sustancia blanca y sustancia gris. Esta última está concentrada en la zona central en una forma similar a la letra H; mientras que la blanca se encuentra en la zona periférica.

  • La sustancia gris: se denomina de esta forma por el color que le aportan los somas y núcleos de neuronas de los que está formado. A partir de esta sustancia salen los axones que llevan la información a otras zonas del cuerpo.

Esta sustancia se distribuye en diferentes partes denominadas cuernos o astas, según la región en la que se encuentre y los nervios que conecte.

  • Sustancia blanca: esta parte de la médula está formada en su mayoría por axones de las neuronas, los cuales conectan la médula con el cerebro. Rodea a la sustancia gris en su totalidad, y se compone por distintas fibras. A cada uno de estos nervios o fibras le corresponde un nombre diferente, denominado según la zona con la que conecte a la médula. Las conexiones pueden ser tanto ascendentes como descendentes.

Para hablar de esta parte de la médula, se pueden distinguir a su vez tres zonas según la altura a la que se encuentren las fibras: columna dorsal, en la que se encuentran las fibras aferentes de tipo somático; la columna lateral, formada de tractos y fascículos, al igual que la denominada columna ventral.

Como ya hemos mencionado, la médula espinal, es como definición un haz o conjunto de fibras. Pese al resto de partes anteriormente descritas, se pueden diferenciar por sí mismos tres tipos de nervios:

Nervios raquídeos de la médula

Los cuales son los responsables del funcionamiento y el transporte de información entre los sistemas digestivo y respiratorio y el cerebro y el resto de partes del cuerpo. A parte, puede estar involucrado en otras funciones vitales.

Nervios somáticos de la médula

Son aquellos que intervienen en el correcto funcionamiento de los tejidos, los revestimientos y los movimientos de los músculos.

  

Nervios craneales de la médula

Controlan los movimientos de la cara y las funciones que las fibras sensoriales y motoras tienen en esta parte del cuerpo.

Por último, si queremos dividir la médula espinal según sus partes por la altura en la que atraviesan la columna, podemos dividirla en cinco partes desde más arriba, cercano al cuello, hasta la zona inferior: área cervical (los 8 pares de nervios superiores), área dorsal (incluye 12 pares de nervios), área lumbar (5 pares de nervios) y área sacro (los últimos 5 pares).



Publicaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Equipo de Redacción PartesDel.com.
Fecha de publicación: marzo 2, 2017.

Para citar este artículo en formato APA: