La luna es el único satélite natural que posee la Tierra. Tiene un diámetro ecuatorial de 3474 km, convirtiéndola en el quinto satélite más grande de todo el Sistema Solar. Comparándose proporcionalmente al tamaño de su planeta tiene un cuarto del diámetro de la Tierra y un 1/81 de toda su masa. Está ubicada de una manera sincrónica a la Tierra, siempre muestra la misma cara.

El hemisferio que puede verse se marca de mares lunares oscuros de origen volcánico entre las montañas antiguas de aspecto brillante y los astroblemas. Aparentemente es el objeto más brillante en el cielo después del Sol, sin embargo la realidad es que su superficie es muy oscura, asemejándose a una reflexión como la que tiene el carbón.

Partes de la luna


Cuando se realizó la misión Apolo, se enviaron cuatro sismógrafos a la luna los cuales se alimentaron por energía nuclear. Estos obtenían la información cada vez que un meteorito chocaba contra la superficie lunar, cuando pasaba esto el choque producía  un lunamoto el cual equivale a un terremoto en la Tierra. La densidad promedio de la luna es 3,34 g/cm3.

Corteza

El espesor promedio de la corteza es 80 kilómetros, sin embargo puede variar en otros lugares de la esfera. Una de las caras de la luna siempre está en dirección hacia la tierra, a causa de la sincronización entre el tiempo que se toma girar en torno al planeta haciendo el movimiento de traslación y el tiempo que toma girando sobre sí misma, el cual dura unos 29 días.

Esto trae como consecuencia que el manto lunar se desplace en dirección a la Tierra. Por esto disminuye la capa de corteza en el lado más cercano al planeta. Hay 60 kilómetros de espesor en el lado que se puede ver y 150 kilómetros en la parte no visible.

Mares

El espesor mínimo permitió que el magma llenara las cuencas de impacto y creara los mares lunares, estos solo forman parte del 15% de la superficie lunar, son más oscuros a simple vista. Las coladas basálticas fueron mínimas en la parte oscura y los impactos mucho más visibles.

Mesetas o continentes

Son el 85% de la superficie lunar y en la parte visible son el 70%. La impresión de los meteoritos son mucho mayores en esta parte. La luna no tiene placas de movimiento, por esto hay ausencia de montañas. Estas se crean a partir de los impactos de los meteoritos. El calor que se origina en el manto no es suficiente para movilizar la corteza , tampoco hay corrientes convectivas.

Manto

Se divide en un primer manto sólido de 60 a 150 kilómetros y en un manto posiblemente sólido de 150 a 1000 kilómetros. Ambos tienen composición máfica, es decir hierro y magnetita.

Núcleo

El núcleo central corresponde de 200 a 600 kilómetros, en estado líquido y tiene unos 1100 grados Celsius de temperatura.

Actividad tectónica

La luna no posee actividad tectónica porque su litosfera es demasiado gruesa y no se puede fragmentar. A esto se le suma que su tamaño es muy pequeño y provocó la reducción de la misma. Geológicamente hablando está muerta.



Publicaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Equipo de Redacción PartesDel.com.
Fecha de publicación: Mayo 2, 2017.

Para citar este artículo en formato APA: