La espalda, conocida científicamente como dorsum, es una zona posterior al tórax del cuerpo humano, que corresponde a la base del cuello, hombros y cintura, es decir, opuesta al pecho y paralela a la columna vertebral. Por otro lado, su anchura es determinada por la caja torácica y los hombros.

En otras palabras, la espalda se compone de huesos, músculos y otros tejidos que ocupan lugar desde el cuello hasta la pelvis.

La función principal de la espalda en el cuerpo humano es proteger la médula espinal; brindar estabilidad en el centro de gravedad, ya sea en movimiento o en reposo; y sostener el cuerpo para permitir el movimiento de este.

La espalda se caracteriza por ser una zona propensa a presentar enfermedades o trastornos provocados por malas posturas adoptadas durante mucho tiempo y esfuerzos realizados en ciertas ocasiones.

Partes de la espalda


Columna vertebral

Se trata de una estructura alargada y resistente que está compuesta por 33 vertebras divididas en cinco regiones: cervical, torácica, lumbar, sacra y coxígea. Esta se encuentra presente desde la cabeza hasta la parte media del tronco.

Esta estructura es aquella encargada del soporte del esqueleto y de contener información necesaria para la producción de movimiento de partes del cuerpo generado por el sistema neurológico.

Discos invertebrales

Los discos invertebrales son aquellos que permiten la estabilidad y movilidad de la columna vertebral, y que se encuentran entre las vértebras de esta, en las regiones cervical, dorsal y lumbar.

Estos discos se dividen en dos partes: núcleo pulposo, que tiene una consistencia gelatinosa; y anillo fibroso, una envuelta fibrosa que se encarga de mantener al disco invertebral en su lugar.

Músculos

Los músculos de la espalda son aquellos encargados de determinar una buena postura, y de brindar protección para la médula espinal. Esta es la razón por la que la espalda es considerada una de las regiones anatómicas más importantes para la estabilidad del organismo.

  • Músculos extrínsecos: Son aquellos músculos que conectan las extremidades superiores del cuerpo con el torso, generando una musculatura en forma de V. Este conjunto de músculos se compone por los músculos dorsal ancho, elevador de la escápula, trapecio y romboides.
  • Músculos intrínsecos: Son aquellos ubicados desde el cráneo hasta la pelvis, y se divide en tres capas: capa superficial, el conjunto que se encarga de permitir las flexiones y rotaciones del cuello y cabeza; capa intermedia, que tienen como función mantener una curvatura normal de la columna vertebral; y la capa profunda, brindan apoyo a los músculos intermedios para permitir el movimiento de la espina dorsal y  mantener la postura.
  • Músculos suboccipitales: Son un conjunto de cuatro músculos ubicados desde la parte posterior de la segunda vértebra cervical, hasta los lados de la región occipital de la cabeza. Asisten a la estabilización de la postura y la rotación de la cabeza.

Ligamentos

Son los que mantienen enlazadas las vértebras individuales. Estos, permiten parte de la estabilización de la columna vertebral, además de la movilidad.

Los ligamentos de la espalda de dividen en dos: ligamento longitudinal anterior, que mantiene la tensión entre los cuerpos vertebrales uniéndose a ellos; y el ligamento longitudinal posterior, el cual se enlaza a los discos vertebrales y mantiene a su vez la tensión entre ellos.



Publicaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Equipo de Redacción PartesDel.com.
Fecha de publicación: Marzo 8, 2017.

Para citar este artículo en formato APA: