Saltar al contenido

Partes de la bala

Una bala es un conjunto compuesto por un recipiente metálico que puede ser de plástico o de papel al cual se le llama casquillo o vaina; y está compuesto por el proyectil, el fulminante y la pólvora. El fulminante pertenece a los cartuchos metálicos mientras que los cartuchos semimetálicos son de escopeta, estos al cargar postas o perdigones, guardan un taco entre las municiones y la pólvora.

La bala se origina alrededor del siglo XVI y en ese Entonces era un envoltorio de papel que contenía el proyectil y la pólvora. En el 1800 las pólvoras fulminantes son descubiertas y en el 1807 crea la llave de percusión, añadiéndole una utilidad a las pólvoras fulminantes que tenían apariencia de cápsula fulminante.

Partes de la bala


Caja

La caja es el componente principal que tiene toda ronda de munición. En forma general la caja está compuesta de latón descubierto, pero en algunos casos se pueden utilizar cajas de acero, mayormente cuando se usan excedentes militares extranjeros, también se puede hacer uso de latón niquelado en algunas municiones determinadas para pistolas de alta gama.

Las cajas tienen una forma tubular, uno de sus extremos es cerrado y en ellas se alojan las instalaciones de los componentes restantes de la munición. El cartucho o la ronda se conoce como una sola pieza completa de munición.

Proyectil

El proyectil forma parte de la munición y es el componente que se separa del arma cuando es disparado, atraviesa el cañón y el aire hasta llegar al objetivo al que se le ha apuntado. La gran mayoría de los proyectiles están fabricados de plomo y su cubierta es de cobre, se encuentran conectados al núcleo de plomo.

También existen muchos proyectiles especiales tales como los creados para blancos de larga distancia, los proyectiles que tienen un núcleo de acero destinados para la perforación de blindajes y los proyectiles de cacería con nariz suave que pueden expandirse y producir la muerte de una forma rápida. Los proyectiles se ajustarán a presión en la zona de la abertura de la caja.

Pólvora

La pólvora se reconoce como la fuerza que impulsa la parte trasera del proyectil. Todo cartucho de munición contiene una cantidad de pólvora específica en el interior de la caja, está pólvora explota cuando se enciende y empuja al proyectil en dirección hacia el objetivo. La cantidad de pólvora y la velocidad de encendido que son utilizadas se han diseñado de forma específica para el peso del proyectil que será disparado, la velocidad que desea el proyectil y la clase de arma con la que se disparará al proyectil.

Es muy peligroso hacer uso del tipo equivocado de pólvora o de usar más cantidad de la necesaria, esto puede ocasionar un daño catastrófico tanto para el individuo que manipula el arma como para la misma arma en cuestión. Los creadores de munición de cargadores manuales intentan siempre poder asegurar que las selecciones de pólvora sean seguras y adecuadas con la finalidad de evitar cualquier tipo de incidente no deseado.

Espoleta

Este es el último componente importante que forma parte de la munición para armas de fuego. Para que la pólvora se encienda en el interior de la caja con la ayuda del fuego, es necesario que una chispa confiable sea suministrada. Por eso, las espoletas, que son explosivos de percusión de pequeño tamaño se encargan de encender una corriente de chispas caliente y de producir presión cuando son golpeadas con el percutor de una pistola.

La espoleta es insertada en un contenedor pequeño en el extremo cerrado de la caja que tiene la munición, la espoleta tiene apariencia de un círculo plateado pequeño. Las cajas que ya han sido disparadas poseen una abolladura en la parte de la escoleta, justamente el lugar donde el percutor golpeó y formó ignición.

Créditos & citaciones en formato APA: Revista educativa Partesdel.com, equipo de redacción profesional. (2017, 09). Partes de la bala. Equipo de Redacción PartesDel.com. Obtenido en fecha , desde el sitio web: http://www.partesdel.com/partes_de_la_bala.html.