El oído humano es uno de los órganos del cuerpo que posee mayor sensibilidad, donde este se encarga de transmitir cualquier sonido hacia el cerebro, donde se emplea para ello sus tres partes: el oído interno, el oído medio y el oído externo.

La función principal del oído es detectar cualquier sonido para transmitirlo y transformarlo en impulsos eléctricos que posteriormente serán interpretados por el cerebro. A través de este órgano se logra mantener en equilibrio los sentidos del cuerpo.

En pocas palabras el oído es el órgano encargado de permitir la audición de los sonidos, o sea, su función es permitir oír a las personas o a un animal.

Partes del oído humano


Oído externo

Conformado por el conducto auditivo externo y el pabellón auditivo, también nombrado como oreja. El pabellón auditivo se encarga de recoger todas las ondas sonoras que se transmite a  través del aire, y las transporte desde el conducto auditivo hasta la membrana del tímpano.

Esta parte puede ser vista desde el exterior, ya que comprende toda la parte externa de la oreja, donde se muestra un conjunto de pliegues de la piel que presenta un refuerzo de cartílago interno.

Oído interno

También nombrado como laberinto, dividiéndose así en laberinto membranoso, que posee la cóclea y el vestíbulo que hacen posible el sentido de audición; y laberinto óseo, conformado por canales que se encargan del sentido del equilibrio.

Se trata de una cavidad hermética que posee en su interior un líquido que se le conoce como linfa. Está constituido por la cóclea, el vestíbulo y los canales semicirculares, estos últimos están desligados con la audición, ya que solo están relacionados con el equilibrio.

La cóclea se encarga de transformar las vibraciones creadas en la ventana oval del vestíbulo, la cual la codifica y la convierte en impulsos electro-químicos, los cuales avanzan por todo el nervio acústico en dirección hacia el cerebro.

Oído medio

También se le conoce como cavidad timpánica. Se trata de una cavidad que limita con la base de la cóclea por un lado, y por el otro con el tímpano. Posee tres huesecillos en su parte interna, los cuales se nombran como estribo, martillo y yunque. El tímpano sostiene la cabeza del martillo, quien lleva las vibraciones desde el yunque al estribo. El estribo se encuentra apodado en la ventana oval, que es la membrana que cierra la cóclea.

Partes del oído interno


Cóclea

También llamada caracol. Se trata de un tubo que en longitud no supera los 3 cm y que se muestra enrollado simulando la forma de un caracol. Posee en su interior linfa y tiene el órgano de Corti.

Nervio vestibular

Se trata de una cavidad que contiene endolinfa, donde se abre la ventana oval. Aquí hay dos cavidades membranosas que se conocen como sáculo y utrículo, los cuales tienen forma de saco y mantienen una conexión con los canales semicirculares.

Canales semicirculares

Son los que se encargan de mantener el equilibrio en la persona.

  

Tímpano

Transforma en impulsos nerviosos las ondas sonoras que llegan desde el exterior, y luego las envían al cerebro.

Nervio auditivo

Se encarga de transportar las ondas sonoras manteniendo el buen equilibrio.

Partes del oído externo


Canal auditivo

Se trata de un camal por donde pasan las ondas sonoras y las lleva hacia el tímpano. Este conducto tiene una longitud de 3.5 cm, y dentro posee glándulas encargadas de generar la cera, la cual protege el interior de este órgano de cualquier agente maligno externo, como microorganismos, polvo, suciedad, etc.

En algunos organismo la producción de cera es tan elevado que se requiere de una constante limpieza, de lo contrario se llega a formar tapones de cera que impiden que pasen al interior las ondas sonoras, dificultando así la audición.

Pabellón auditivo

También nombrado como pabellón auricular u oreja. Esta parte del oído es la que se encarga de recoger las ondas sonoras que viajan en el aire. Se forma a través de un conjunto de pliegues de piel reforzados en su interior de cartílado.

Partes del oído medio


Cadena de huesillos

Es en esta parte del oído medio donde la vibración sonora se transmitirá y aumentará desde el tímpano a la cóclea. Estos huesillos están compuesto por el martillo, el lenticular, el yunque y el estribo.

  • Martillo: lleva las vibraciones sonoras al yunque.
  • Yunque: transmite las ondas sonoras desde el exterior al interior.
  • Estribo: lleva las vibraciones al oído interno.

Cavidad timpánica

Esta parte se muestra tras la membrana timpánica, la cual está llena de aire y en sus paredes posee mucosas. Esta funciona como caja de resonancia, y se mantiene conectada con la faringe y la cavidad nasal por medio de la trompa de Eustaquio.

Trompa de Eustaquio

También se le nombra como tuba faringotimpánica. Esta se encarga de mantener la comunicación entre la cavidad timpánica y la faringe y cavidad nasal. Se presenta como un canal con una longitud de 4 cm, que se encarga de mantener en control la presión del oído medio.



Publicaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Equipo de Redacción PartesDel.com.
Fecha de publicación: Marzo 8, 2017.

Para citar este artículo en formato APA: