La nariz es un órgano sensorial situado en la cara, entre los ojos y la boca. Cuenta con dos orificios donde se encuentran las vías respiratorias. Estas permiten respirar y oler. En los animales vertebrados, estas cavidades, también llamadas narinas, están conectadas por el techo de la boca con la faringe.

Las fosas nasales se encuentran cubiertas por los vasos sanguíneos. También contienen glándulas mucosas, las cuales tienen la función de mantener húmedo el interior de estos agujeros. Con esto, la mucosa consigue que el aire que se inspira se caliente antes de pasar al interior del cuerpo humano y que se filtre, dejando las partículas de suciedad en el exterior.

Esta última tarea que realiza la mucosa de filtrar el aire, consigue proteger al tracto respiratorio de impurezas que puedan generar irritaciones, así como mejorar la captación de los olores y la percepción del sentido de gusto. Además, en las personas es especialmente importante ya que interviene en el habla.

En las personas, al ser una parte del cuerpo que sobre sale en la cara, es un rasgo que puede ser muy característico e identificatorio. De forma informal, podemos hablar de narices aguileñas rectas, respingonas, etc. según la forma de su tabique nasal, el cual es el hueso y cartílago que divide las dos narinas.

Partes de la naríz


Nariz externa

Corresponde al apéndice que es observable a simple vista y que está recubierto de piel y músculo, la cual se encuentra por encima de la estructura ósea y cartilaginosa interior. Es una parte muy vascularizada y suele ser bastante quebradiza ante las contusiones. Dentro de la nariz externa encontramos:

  • Raíz: hace referencia al área que se encuentra entre las cejas.
  • Puente y dorso: es la zona que va desde la raíz y termina en el ápice, es decir, en lo que llamaríamos punta de la nariz.
  • Ápice: punta de la nariz o parte puntiaguda donde finaliza este órgano.
  • Orificios nasales: son los agujeros por donde entra y sale el aire cuando se respira.
  • Alas: son los laterales de la nariz, lo que envuelven a las aberturas nasales.

Nariz interna

En la nariz interna se incluyen todas las partes que no se pueden ver desde el exterior, es decir, aquellas que se pueden observar mediante TACS, resonancias magnéticas o radiografías.

Esta zona empieza en el interior de las fosas nasales, las cuales están formadas por cuatro aberturas y cuatro paredes. Dos exteriores, que son las narinas de las que ya hemos hablado y que comunican con el exterior; y dos posteriores denominadas coanas. Estas últimas se encuentran comunicándose con la rinofaringe.

  • Cavidad nasal: es la zona que se encuentra en la zona cercana al paladar. También se denomina techo, y está compuesta por etmoides y esfenoides, dos huesos del cráneo.
  • Orificio anterior: estas aberturas se abren primeramente en un orificio común de los maxilares en la parte inferior, mientras que por la parte superior se abren por los huesos nasales. Este hueco tiene una forma similar a la de un corazón y se le conoce como abertura piriforme.
  • Orificio posterior: son las aberturas que se denominan coanas. Tienen forma de rectángulo alargado. Están definidos en la parte central por la parte llamada vómer, la cual separa ambas coanas.
  • Senos paranasales: son divertículos de las fosas con las cuales se comunican a través de finos orificios. Estas partes están involucradas en la respiración, fonación y el correcto calentamiento del aire y el olfato.
  • Vestíbulo nasal: parte que se encuentra en la parte trasera de las narinas. Está cubierta con piel con glándulas sebáceas y en ella están unos finos vellos y tejidos rodeados de mocos y membranas.
  • Tabique: es una estructura que separa la nariz en dos compartimentos, las fosas nasales. Está formado por una parte ósea y por un esqueleto cartilaginoso que está compuesto a su vez por láminas perpendiculares del etmoides, un cartílago cuadrangular y por una zona llamada vómer.
  • Hueso vómer: es un hueso impar, medio, que constituye la zona posterior del tabique nasal. Es una lámina muy fina y con forma de cuadrilátero.
  • Cornetes: se denomina de esta forma a las paredes o superficies de las fosas nasales. Los cornetes pueden subdividirse a su vez en partes, según su localización, superior, inferior y medio. Todas ellas están recubiertas con mucosa y están formadas de estructura ósea.
  • Bulbo olfativo u olfatorio: consiste en una membrana con una serie de sensores que tienen como objetivo diferenciar y catalogar estímulos de olor. Está junto al extremo anterior del sistema nervioso central. Estos receptores son consideradas en sí mismas neuronas y contienen sus propios axones a través de los que la información pasa al encéfalo.
  • Mucosa respiratoria: también se la conoce como pituitaria roja. Es un tejido epitelial parcialmente estratificado. Contiene cilios con cuantiosas glándulas mucosas, las cuales recubren las paredes de las fosas nasales. También está formado por células caliciformes dispersas que poseen mucosas y serosas.
  • Meatos: son tres espacios que se sitúan entre la pared exterior de las fosas nasales y los cornetes.



Publicaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Equipo de Redacción PartesDel.com.
Fecha de publicación: Marzo 7, 2017.

Para citar este artículo en formato APA: