El hueso es un órgano duro constituido por tejido óseo, que puede variar de forma, y forma parte del sistema esquelético, es decir el soporte del cuerpo humano. El hueso es de color amarillento, y está compuesto por sustancia orgánica y sales minerales.

En otras palabras, un hueso es una pieza resistente y dura que forma el esqueleto la cual se encuentra presente en  los animales vertebrados, y además está envuelta por una membrana fibrosa. En el cuerpo humano existen 206 de ellos, que con el tiempo se van soldando.

Los huesos del esqueleto pueden ser cortos, largos, o incluso planos. Los cortos forman estructuras como por ejemplo, la columna vertebral; los largos tienen una parte intermedia llamada diáfisis y una parte distal llamada epífisis; los planos comúnmente recubren cavidades, por ejemplo, la cerebral.

Entre las funciones más importantes de estos órganos se destacan la intervención en el equilibrio y procesos metabólicos, contribución al movimiento de los miembros y protección de órganos que albergan el interior de la estructura ósea.

Partes del hueso


Epífisis

Se trata de una porción del hueso localizada en los extremos del hueso largo, la cual está compuesta por una capa delgada de hueso compacto en su periferia y tejido esponjoso en su centro. Externamente se recubre por el cartílago articular y el resto por el periostio; internamente posee la médula ósea, donde se lleva a cabo la función hematopoyética.

Diáfisis

Es una porción del centro en el hueso largo que está formada por tejido ósea compacto, con forma alargada y cilíndrica. Esta se ubica entre las dos epífisis, unidas entre sí a través de la metáfisis.

Metáfisis

Se trata de una zona, ocupada en la infancia y en la adolescencia por un tejido cartilaginoso conocido como cartílago de crecimiento, a través del cual el hueso se desarrolla de forma longitudinal, que enlaza los extremos del hueso largo con la porción central

En otras palabras, la metáfisis es una zona de transición entre la diáfisis y la epífisis.

Apófisis

Es una parte que se encuentra saliente en un hueso, en la cual se presentan las inserciones de los músculos, ligamentos o tendones.

Cartílago articular

Es una capa de tejido flexible y firme que recubre los extremos del hueso en una articulación y se encarga además, de impedir el roce para evitar el desgaste.

Este está conformado por una red de fibras de colágeno y proteoglicanos que se producen por los condrocitos.

Hueso compacto (cortical)

Se conoce como un tejido óseo que forma la diálisis, y aparece como una masa sólida cuya estructura es visible solo con microscopio óptico.

  

Hueso esponjoso (trabecular)

Esto se conoce como un tejido óseo que, como dice su nombre, posee una estructura similar a una esponja. El hueso esponjoso se encuentra bajo la cortical de los huesos compactos.

El hueso esponjoso está compuesto por trabéculas óseas que le generan alta resistencia al hueso frente a una posible deformación. Cuando las trabéculas óseas disminuyen, el hueso se hace más frágil y a su vez, más susceptible de sufrir fracturas.

Periostio

Se trata de una capa membranosa y resistente que cubre el hueso externamente, con excepción en lugares de inserción de tendones y ligamentos. Este está conectado al hueso a través de fibras de colágeno conocidas como fibras de Sharpey.

Endostio

El endostio es una membrana de tejido que cubre la pared interna de la cavidad medular del hueso. Además, se caracteriza por contener las células formadoras de hueso, conocidas como osteoblastos.

Cavidad medular

Es un espacio recubierto por el endostio que se encuentra en la porción de la diáfisis, y donde está la médula ósea amarilla. Esta cavidad es de forma cilíndrica, y se ubica en el interior de todos los huesos largos y en la columna vertebral.

La cavidad medular se encarga de encerrar y proteger la medula ósea, así como también alojar las apófisis, las arterias, los tendones, los órganos o los músculos.

Médula ósea

Es un tejido o sustancia ubicada en el centro de los huesos del cuerpo, la cual se encarga de producir células sanguíneas.

Esta se divide en dos tipos: médula roja, encargada de la formación de glóbulos rojos, células inmunitarias y plaquetas; y la médula amarilla.

Abertura

Una abertura, o conducto óseo, es una zona presente en el hueso que permite la entrada y salida de vasos nutrientes, arterias y venas.



Publicaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Equipo de Redacción PartesDel.com.
Fecha de publicación: Marzo 22, 2017.

Para citar este artículo en formato APA: