El cráneo es la estructura ósea que se encarga de recubrir el encéfalo, el cual incluye el cerebro, el cerebelo y el bulbo raquídeo, los órganos que forman el sistema nervioso. Este término no solo se refiere a un parte exclusiva del ser humano, si no que muchos animales poseen también una parte ósea para proteger su cabeza.

Su función es proteger estas partes del cuerpo que se encuentran en la cabeza, que son muy sensibles e indispensables para la vida. Les protegen de traumatismos y otros daños a los que una persona se puede ver expuesta en el día a día.

Los huesos están dispuestos de forma redondeada, como una especie de bóveda en la parte superior y la parte trasera. Por delante de la cual se encuentran otro conjunto de huesos que conforman la forma de la cara. El conjunto de todos estos huesos forman la caja craneal, cuyo grosor es diferente según la zona y según la persona.

Este término proviene del griego “kraníon”, cuyo significado es el de casco o yelmo, los cuales en la antigua Grecia protegían la cabeza de los guerreros dejando visibles la frente y el rostro. Hoy en día también se utilizan otras palabras para definir al cráneo, como son el concepto de esqueleto de la cabeza, cabeza ósea o calavera.

Partes del cráneo


Aunque las partes del cráneo son muy numerosas, las principales son las siguientes

Hueso frontal

Es la parte ósea que da forma a la frente y al relieve de las cejas. Ésta es la parte anterosuperior del cráneo, que se encuentra delante de los huesos parietales y por encima del macizo facial. Es un hueso con forma plana, central, simétrico con dos caras y con un borde en forma de circunferencia.

Hueso parietal

Es la zona de los huesos del cráneo que se encuentra en la parte superior y lateral de la cabeza. Por detrás del mismo se encuentra el hueso occipital y por delante el frontal. Tiene forma plana y cuadrilátera. Es considerado un hueso par y con dos caras, una interna y otra externa, y cuatro bordes con sus concernientes ángulos. Ambos huesos parietales están articulados por una zona denominada sutura sagital, que se encuentra en el centro del cráneo.

Hueso temporal

Se denomina de esta forma puesto que está situado en la parte del hueso craneal medio e inferior que lleva ese nombre, temporal. Es considerado como irregular, par y neumático. Se encuentra en la parte inferior de los huesos parietales, formando la base del cráneo.

Su forma cambia según la edad y el desarrollo de la persona, conteniendo en todo momento dentro de su grosor el órgano vestibulococlear, relacionado con el sentido del oído. En los fetos y en niños pequeños recién nacidos, es posible diferenciar tres partes: la porción escamosa, la porción timpánica y porción petrosa.

Hueso occipital

Una parte considerada como impar y que se sitúa en la parte de atrás de la cabeza y parte de su base, sobre la primera vértebra cervical.  En este punto se encuentra un agujero, el agujero magno, por el cual pasa la médula espinal y otros órganos del cuerpo con los que el cerebro se comunica.

Tienen una forma cóncava y convexa y se pueden distinguir dentro de él diferentes partes. La porción escamosa, la porción condilar lateral izquierda, la condilar lateral derecha y la porción basilar.

Huesos esfenoides

Es un hueso que se encuentra en la parte central de la base del cráneo, el cual forma la estructura interna profunda de la cara, de las fosas nasales y del propio cráneo. Es decir, se sitúa entre la parte horizontal del hueso frontal y la zona basilar del hueso occipital y las zonas escamosas y petrosas del hueso temporal.

  

Su forma es similar a las de unas alas con una especie de prolongaciones. Y en ellos se pueden diferenciar algunas sub-partes como la silla turca, en la que se sitúa la glándula hipofisaria.

Huesos etmoides

Es un hueso situado en la parte anterior de la base del cráneo en la línea media. Tiene un aspecto esponjoso, pequeño y compacto. Está a su vez compuesto por diferentes láminas, una horizontal perpendicular y otras dos masas laterales. La superficie de este elemento es muy sinuosa y presenta varias cavidades denominadas celdillas etmoidales.

 Huesos Wormianos

Son un conjunto de numerosos huesos pequeños que se emplazan en las zonas de frecuente osificación de las zonas del cráneo ya descritas. Sin embargo, también pueden aparecer en otros lugares, formando huesos aislados e irregulares. Su número, forma, localización y tamaño pueden ser muy diferentes.

Según los lugares donde se encuentran, se les puede diferenciar en tres grupos: los huesos wormianos suturales (también llamados verdades), los fontanelares y los huesos wormianos insulares (denominados también wormianos falsos). Estos últimos son los que se encuentra alejados de las suturas.



Publicaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Equipo de Redacción PartesDel.com.
Fecha de publicación: Marzo 15, 2017.

Para citar este artículo en formato APA: