El catálogo es una lista que muestra de una manera ordenada, según el criterio que se requiera, diseñado para exhibir objetos en venta, monedas, libros, documentos, de personas, empresa o institución. Generalmente contiene una descripción breve del objeto, principalmente con datos de interés que se requiera resaltar.

Su finalidad es principalmente comercial, aunque también es informativo, suelen tener la forma de un libro o una revista pero, depende del diseño, la cantidad de productos a exhibir, el tamaño de la empresa, y el nivel de los detalles que tengan las descripciones de los mismos.

Para elaborar el diseño de un catálogo, lo primero es tener conocimiento de las características que tiene cada una de las partes de un catálogo.  Con la ayuda de un buen diseño se puede explotar al máximo las diferencias y funciones que presenta cada parte de este listado en beneficio de su poder de persuasión para quien lo revise.

El catálogo constan de tres partes fundamentales estas son: la portada, el contenido y la contraportada. Cada una de estas partes cumple una función indispensable y también requieren de un trabajo especial para cada una de ellas  Un buen catálogo es aquel que ofrece de manera diferente, según el criterio, cómo se quieren representar.

Partes del catálogo


Portada

La portada debe ser lo más impresionante del catálogo, pus es lo primero que los clientes verán, de esto dependerá que sea visualizado la mayor cantidad de veces y sea todo un éxito. Si la portada no es llamativa puede que nadie se interese por su contenido, simplemente el cliente no le importa que elementos se encuentren en su interior.

Para que el catálogo no termine en la basura, la portada tiene que ser gráficamente agradable, con colores y elementos generen curiosidad. Se recomienda colocar el mejor objeto que se vende con anuncios de ofertas especiales o descuentos.

El tipo de letra debe ser claro y legible con colores neutros y las imágenes impresionantes, sin duda alguna incitarán al consumidor a pasar las páginas. Si el catálogo es por temporadas, elige un tema que coincida con la época del año o con la fiesta que se aproxima.

Contenido

Es todo lo que aparecerá en cada una de las páginas. Al redactar, se usan oraciones cortas y fáciles de leer en párrafos que no tengan un lenguaje tan técnico; también puede incluir una breve historia de la empresa para que los lectores se sientan más cómodos con los productos.

La planificación es fundamental, selecciona los elementos que se puedan colocar juntos o que sean productos similares. Además, deberás colocar los productos que van juntos, uno cerca del otro ya que, los clientes que se interesan por algo en específico también podría estar interesado en otra cosa parecida o crearle la necesidad. Es una excelente forma de mostrarles a los clientes algo que ni siquiera sabían que necesitaban.

La organización del contenido debe realizarse con eficacia. Una opción es intercalar los artículos dentro del gráfico para que la compra de los productos nunca se aleje de la mente del cliente.

El uso de una tipografía y diseños son consistentes y adecuados para que los clientes no se distraigan pero, deben ser facilitadores  en la búsqueda de una sección específica, puede ser con colores en las partes superiores, inferiores o en los laterales de las páginas de cada sección.

Contraportada

Puede ser una continuación del contenido o la última página. Si se utiliza para página de contenido, el criterio será el mismo que sigue el resto de las páginas de contenidos.

  

Si es la última página, se coloca toda la información relacionadas a las formas de pago y contacto de la compañía con su compañía.



Publicaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Elia Pacheco.
Fecha de publicación: Agosto 8, 2017.

Para citar este artículo en formato APA: